La Amistad

La Amistad es uno de los logros mas difíciles de conseguir, ya que gravitan en su composición infinidad de factores de distinta índole, tangibles e intangibles, y de otros factores difíciles de catalogar que influyen en el carácter de las personas, es decir, tenemos un número casi infinito de elementos temperamentales que van a jugar un papel definitivo sobre las partes que intervienen en lo que podríamos llamar La Amistad.

No sabemos si La Amistad es una virtud, pues la virtud es de carácter personal, y en cambio en La Amistad intervienen dos o más personas de índole independiente, lo que convierte la Virtud en una valiosa Cualidad.

Fuera de eso hay dos cosas básicas, y sin las cuales no pueden existir ni La Virtud ni La Cualidad, pues se trata de dos pilares indispensables para que se realice La Amistad, estas son: La Verdad, y La Confianza recíprocas; La verdad a toda prueba, y La Confianza basada en la moral y la respetabilidad en el trato entre personas.

Pero junto a La Amistad aparece otro sentimiento, que en condiciones normales debe ir aparejado con La Verdad y La Confianza, es un sentimiento maravilloso que, según se dice, mueve al mundo: y es, El Amor, el Amor en forma global, sin condiciones y con entrega total de las partes para beneficio de todos, sin egoísmos, puro y limpio. En esa forma es difícil de encontrar, dado el temperamento de las personas que no es igual nunca y por eso mismo se presta a diferencias e incomprensiones, entonces, en esa forma La Amistad muere. Podemos ver por ejemplo a una pareja de jóvenes: primero surge un principio de amistad, luego va apareciendo el amor, y como etapa final llegan las diferencias y la ruptura de esa unión; ¿Quién fue la sacrificada?, no hay duda, el doloroso impase fue para La Amistad.

Como hoy en día La Amistad tiene tantas caras, miremos que es ésta dentro de la familia, como se desempeñan sus miembros dentro de este renglón de la actividad de cada una de las partes. Los padres siempre han soñado con tener a su favor la confianza que los hijos puedan tener en ellos para solucionar sus pequeños o grandes problemas, y los padres creen que por tener una buena Amistad las cosas se pueden solucionar. Esto es cierto en la primera fase de la vida del hijo, es decir, en la niñez, pero a medida que el tiempo pasa las cosas van cambiando, siempre en contra de La Amistad.

Por parte del adolecente también La Amistad va cambiando de forma y se inclina hacia el respeto, y a veces al miedo por decir la verdad sobre un evento, entonces La Amistad ha perdido su esencia, y por ende todos los beneficios que los padres pensaron se obtendrían con tan noble ejercicio, en dos palabras, La Amistad en este caso no existió, ni podrá existir nunca cuando persistan intereses personales que la interrumpan. Es decir, aquí fallaron La Verdad y La Confianza por una de las partes.

En todos los casos en que La Amistad tenga algo que ver, poco o mucho, nos encontramos con la difícil situación según la cual hay muy distintos factores intervinientes para que La Amistad pueda cumplirse a cabalidad, claro, en su contra; por ejemplo el rublo económico, que por sí solo constituye una barrera difícil de franquear para cualquiera de las partes; por Amistad se producen invitaciones a comidas, reuniones al mas alto nivel, viajes de parte y parte, y demás demostraciones de “Amistad” que no son otra cosa que muestras del mas alto deseo de cumplir con un propósito de tipo comercial, sin importar que muera una victima: La Amistad. De ésta solo quedan retazos hipócritas, resquemores y deseos de venganza por una de las partes, o por ambas si las fuerzas fueron equilibradas.

Una muestra de “Solidaridad” son las guerras, que siempre comienzan con la firma de un Tratado de “No Agresión” entre las partes, y no pocas exigencias como marco del citado tratado, es decir, este es un Tratado de Amistad, sin lugar a dudas, con todas las cláusulas necesarias para su ejecución, por ejemplo límites, comercio, mercados, etc. etc. Con el paso del tiempo vemos que el tal Tratado no era si no un medio para ganar tiempo, por una de las partes, o por ambas, con el fin de prepararse para la confrontación. Otra vez tenemos a la misma víctima, La Amistad, siempre envuelta en mentiras y argucias de parte y parte, con razón dicen que en toda guerra la primera víctima es la verdad, pero quien dijo eso olvidó La Amistad, que siempre, en forma hipócrita, fue masacrada por las partes.

Estas son unas pocas muestras de lo que llamamos La Amistad, entonces, desafortunadamente, se nos aparece con una conclusión que no tiene lugar a dudas: La Amistad es una utopía, una ilusión que creamos para vivir en un estado de irrealidad que nos oculta realidades mas dolorosas. La Amistad tal vez es un paliativo para ciertos males que nos acompañan de mucho tiempo atrás, males que con el sofisma de La Amistad son mas llevaderos, la Soledad es uno de ellos.

Francisco Campuzano, Bogotá Mayo de 2015

Advertisements

2 Comments Add yours

  1. Martha says:

    A pesar de que nunca he tenido un gran amigo, he conocido casos de grandes amistades y he visto que puede ser.

    Liked by 1 person

  2. nAle says:

    Yo también creo que puede ser. Aunque el último párrafo es negativo, es algo poético y me gusta!!!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s